Plan de racionalización empresarial

1. Proyecta tus ingresos a 30, 60, 90 días, que es lo que esperamos dure la pandemia. Sugerimos ser lo más conservadores posible. Incluso modelar con ingresos en $0 – ojo que, si el cierre es por 90 días, los ingresos a partir del día 91 serán graduales-.

2. Habla con tus proveedores y cuéntales cuál es tu situación y tu plan de acción. Trata de privilegiar el pago a los proveedores críticos para el negocio y pequeños, pues los grandes suelen tener más holgura financiera.

3. Renegocia plazos con tus acreedores para calzar pagos con tus ingresos. Hay muchos bancos y líneas estatales disponibles para ayudar a empresarios como tú.

4. Habla con tus arrendadores para renegociar arriendos durante este periodo.

5. El fisco ya postergó el cobro de impuestos por los próximos 180 días.

6. Luego de proyectar ingresos y costos, estructura un plan de contingencia para cubrir sueldos del equipo. Ojalá disminuir de manera proporcional -más a los que ganan más, y menos a los que ganan menos. Que nadie nunca gane menos que el sueldo mínimo, y cubre todos los pagos de imposiciones que correspondan.

7. En tiempos de catástrofe, existe la posibilidad de generar una suspensión laboral de manera unilateral, que baja el sueldo líquido (no las imposiciones), pero no elimina la relación contractual, a aquellas personas cuyas funciones no puedan desarrollarse de manera remota. En vez de llevar el sueldo a $0, sugerimos llevarlo a los límites que permita la caja para los próximos 90 días.

8. Para el caso de empresas que puedan (ej. bodegas de retail) o deban seguir (basura, clínicas, etc.) operando, sugerimos privilegiar el trabajo de los más jóvenes por ser los más resistentes a los peligros del virus. A los que mantengan sus funciones, sugerimos pagarles una bonificación en el cálculo de pago de sueldos del punto 6.

9. Esta crisis tiene un efecto temporal de caja, pero tendrá uno permanente en el negocio mismo, pues forzará – en aquellos casos en que aplique-, una digitalización total de nuestras operaciones que debemos anticipar. Desde estructurar fuerzas de venta fuera de tienda hasta manejos de computación básicos. Quien tenga la opción de adaptarse a la era digital, no debe dudar en hacerlo. Cuando todo vuelva a la normalidad, la digitalización será parte del nuevo escenario.

 

10. Una vez que se tenga el plan diseñado, es clave comunicarlo de manera abierta y transparente a toda la comunidad para estar todos en la misma línea y maximizar los esfuerzos para ponernos creativos frente a la adversidad. Esta es una crisis brutal para la que no estábamos preparados, pero será un buen aprendizaje para desenvolvernos en un entorno mucho más interconectado al que estamos acostumbrados.

Si te podemos ayudar en algo, no dudes en contactarnos al +56945858360